viernes, 22 de octubre de 2010

Nirvana

-"Ohhhhh síííííííííííííí!!!!!!!” 
Exclama Juan, que acaba de dar con la solución de un nuevo problema de tangencias. Se le ha iluminado la cara y sonríe de oreja a oreja.

Su compañero, Javier, levanta la cabeza, echa un vistazo a la solución de Juan y asiente dándola por buena, aunque puntualiza mientras le señala alguna imperfección:

-”Está bien Juan, pero sin precisión no se alcanza el Nirvana.”

Todos reímos.  

2 comentarios:

Cristinaa dijo...

Jajaja, si es que tenemos una gracia particular los alumnos, ¿eh?
Me apuesto lo que sea a que más de el 60% de mi clase no sabe qué es el Nirvana; aquí no habría tenido gracia :P

Un beeso

Toro Sentado dijo...

Son majos a veces los chicos...