jueves, 25 de noviembre de 2010

Las hormonas




Markus, Guillermo y Javier, de 2º de la ESO, están castigados en Jefatura por portarse mal durante la clase de Lengua. Tienen trabajo para hacer, unos ejercicios sobre el uso correcto de la i griega. Mientras trabajan oigo sus voces. Como sólo tienen un libro, Markus va leyendo:

-"Se utiliza i griega en las sílabas yer y yec, como por ejemplo en yermo y eyector."
-"En las palabras con prefijo ad- y sub- seguidos de i griega: como en adyacente y subyacente."
-"En las palabras terminadas en i griega cuando ésta pertenece a un diptongo o triptongo, salvo en el caso de saharaui, fui y bonsai."
-"Cuando es conjunción copulativa."

A esto último Javier añade muy serio:

-"Estoy malo, tío, estoy malo, tengo las hormonas que no se puede..."


A esa edad, todos sus caminos llevan a Roma...

9 comentarios:

Cristinaa dijo...

Jajajaja, bueno... cuando estaba en 3º tuvimos un buen cachondeo con lo mismo, pero es que, además, nos salió como ejemplo de "yec" eyacular.
Si es que... es lo que hay :P
Un beeso

Novicia Dalila dijo...

Además que sí¡¡¡¡ jajajjajaj, encuentran siempre la manera de relacionar cualquier cosa con lo que a ellos realmente les tiene más atentos. Y lo de "griega" no les sugería nada??? Igual son demasiado jóvenes para ir tan allá....

Un beso, profe.

Anónimo dijo...

La conjunción copulativa es muy muy sexy.hay que entenderlo.
Bea

Un profe cualquiera... dijo...

Cristina, desde luego mejora la anécdota con la palabra que tu propones, sí, jajaja. Gracias por tu visita.

Novicia, como tu eres madre, sabes de lo que hablo, verdad? Otro beso para ti.

Se entiende, Bea, se entiende muy bien. Un besote, vuelve de vez en cuando.

Un profe cualquiera... dijo...

¡¿Inma?! Empiezo a perder la esperanza...

Joselu dijo...

Un buen giro narrativo.

Clares dijo...

Pobreticos míos, es que no puede ser. Yo siempre lo digo, que demasiado buenos son, teniendo el cuerpo como lo tienen, llenetico de hormonas. Si les dijéramos la verdad, la de verdad auténtica, se largaban a recoger matas del bosque y a todo eso y nos dejaban allí plantados con nuestras conjunciones copulativas, que es que le ponemos unos nombrecitos a las cosas...

Un profe cualquiera... dijo...

Gracias Joselu, por tus palabras y por pasar por aquí. Un saludo.

Clares, cuánta razón tienes, su cuerpo es su enemigo en estas edades, jejeje. Besos

65segundos dijo...

jajajaj, supongo que todas las edaddes tienen sus puntos buenos y malos, todos los momentos de la vida se convierten en algo entrañable, solo hay que saber vivirlos... y saber recordarlos