lunes, 3 de noviembre de 2008

El Yeti

Imaginaos que es un frío día de invierno y os habéis perdido por las montañas nevadas. De repente os encontráis con unas enormes, enormes huellas en la nieve, como las del Yeti. ¿Qué hacéis? ¡Seguidlas, seguidlas, porque con un poco de suerte os encontraréis con Joaquín!


Joaquín es un profe de matemáticas de mi instituto que en cuanto tiene oportunidad se va a las blancas cumbres a recorrerlas calzado en sus raquetas de nieve, ¿os lo imagináis? Tiene una negra, rizada y poblada barba, y una voz y una risa que son como truenos en las montañas: 


-"¡¡JA, JA, JA, JA!! ¡¡N por raíz de tres!!"


Tan alta es su voz que atraviesa sin problemas las paredes, y a algunos de nosotros nos resulta difícil comunicarnos con los alumnos que tenemos alrededor: ¡se le oye mejor a él, cáspita!


A Joaquín le gusta mucho lo que hace, esto de ser profe (por eso quizá esté siempre sonriendo), y a las 8,00 de la mañana (sí, antes de que empiecen las clases) regenta en el instituto un “Club de matemáticas” en el que se mezclan alumnos de distintos cursos; también da clases en la Universidad Autónoma y a un grupo de alumnos con superdotación. Ahí le tenéis, ¡no para de currar! 


No sabemos si es que tiene suerte con sus alumnos o que él los hace “florecer”, pero de entre sus manos siempre sale algún chic@ que tiene un papel sobresaliente en las olimpíadas matemáticas: el mejor puesto conseguido por España en unas olimpíadas internacionales lo obtuvo Hugo, un alumno de Joaquín, al que una multinacional de la informática no tardó en ofrecer beca y trabajo nada más acabar 2º de bachillerato. 


-”Ya hace problemas que a ninguno de sus profes nos salen” dice de él con admiración.


Joaquín es lo contrario de un profesor quemado, es una bola de fuego, y yo, cuando me imagino mi futuro dentro de unos años, con el temor de no poder aguantar la presión del día a día con los chavales, pienso en Joaquín y en sus 3o años de docencia y mis temores desaparecen. 

Aquí le tenéis, este es Joaquín, y este soy yo, orgulloso de ser su compañero y aprendiendo de él y de su actitud todo lo que puedo.


Así que si un día os perdéis por la nieve y veis unas enormes huellas, ¡arriesgaos! Puede que os topéis con el Yeti y os metáis en problemas, no digo que no. Pero quizá tengáis la fortuna de encontraos con Joaquín y sus raquetas... y con algún buen problema.


¡Suerte!


11 comentarios:

Joselu dijo...

Es una fortuna tener compañeros llenos de ilusión y de proyectos, porque contagian su alegría a sus alumnos y a los demás compañeros. No todo el mundo que está en la enseñanza aguanta del mismo modo la presión del aula. Son necesarias una vocación firme y una psicología asentada y segura de sí misma. Veré si me encuentro las huellas de Joaquín...

Un profe cualquiera... dijo...

Sí que es una suerte, sí, y menos mal que en todos los centros hay un puñadito de profesores y profesoras como él, qué sería de nosotros sin ellos. Muchas gracias por pasar por aquí, Joselu, un saludo.

LADRAR A LA LUNA dijo...

Hola, "profe cualquiera": gracias por colocar mi blog entre tus favoritos y por tu amable comentario sobre "mis comentarios de libros".
Me alegra leer que un profesor de un centro de secundaria pueda creer que las trastadas de un niño de 11 años son eso, trastadas. No es frecuente, como tampoco lo es la excepción a la regla que parece tu compañero Joaquín, pero siempre hay gente admirable por ahí que nos ayuda a todos con su ejemplo y lo mejor es que suele hacerlo sin pretender.
Siguiendo con los libros: buscaré el que me dices que es uno de tus libros preferidos,"El ángel del abuelo" y ya te diré.
Un cordial saludo.

Un profe cualquiera... dijo...

Muchas gracias por echar un vistazo por aquí. No tienes por qué darme las gracias. Siempre he sido lector de literatura infantil y que me den buenos consejos se agradece. Si encuentras "El ángel del abuelo" fíjate muy bien en los dibujos que nos cuentan mucho de la historia. Ya me contarás.
Un saludo

Cristinaa dijo...

¡Hola!
Paso por primera vez por aquí... antes de nada me presento: me llamo Cristina, y estudio 4º de ESO, si quieres saber más algo hay por mi blog...


Es una alegría saber que hay profesores que de verdad disfrutan con su trabajo; a los que no les gusta se les nota mucho y luego se ve en las notas...
Es una suerte que un alumno de tu instituto haya sido el primero de España en las olimpiadas de matemáticas, uno de mi clase quedó 5º el año pasado.
Y nada, seguiré pasando por aquí si no te importa
¡Un saludo!

Un profe cualquiera... dijo...

Gracias, Cristina, mi primera alumna lectora del blog. Qué haríamos los profes sin vosotros!!
No dudes que pasaré por tu blog, me muero de curiosidad.
Es cierto que se nos nota mucho cuando vamos a clase sin ganas, y algunos van siempre sin ellas, qué terrible. Pero otros muchos disfrutamos (al menos por ahora) un montón, no cambio mi trabajo por nada.
Será un placer para mí contar con tus visitas y con tus comentarios. Gracias de nuevo. ;))

Cristinaa dijo...

Gracias a ti tambien por pasar por mi blog, te he respondido tambien allí.
Se te ve con muchísimas ganas de dar clase y con ánimos. Por mucho que te hagan sigue igual que siempre, ya verás como consigues lo que quieres. Tus alumnos te pillarán cariño rápido, ¡¡al final te lo agradecerán!! (leyendo lo que he escrito, parezco una adivina... jaja)

¡¡Y sigue igual de feliz!! jaja
Un saludo

Cristinaa dijo...

¡Hola!
Difícil la pregunta de a qué quiero dedicarme, no lo tengo muy claro...
Lo que más me gusta, sin duda alguna, es el inglés por lo que querría hacer la filología o traductores, ahí está el dilema... jaja, es posible que acabe como tú y es posible que no, ya se verá!!
Por cierto, de qué eres profesor?

Un profe cualquiera... dijo...

Soy profesor de EPV en ESO y de dibujo técnico en bachillerato. Me encantan las clases de bachillerato, disfruto como un enano...
En mi último curso de bachillerato cambié de idea al menos cuatro veces respecto a lo que quería estudiar: biología, alguna ingeniería, ciencias exactas... y al final estudié bellas artes, la mejor elección.

¿Tu insti tiene nombre de poeta? (jejeje)

Cristinaa dijo...

Jajaja, mi insti tiene nombre de ingeniero. Es que lo conoces? jajaja, ya verás como seas tú de por aquí y yo poniendo verdes a ciertos profesores... ay de mí!!

Un profe cualquiera... dijo...

No, Cristina, no soy de Granada ni de sus alrededores, soy del centro de la península, más o menos.
Y si en tu blog no puedes dar las opiniones de aquello que te rodea, quizá no merezca la pena tenerlo...