sábado, 29 de noviembre de 2008

Por un mísero medio punto...


-”A ver, atendedme un momento por favor. En el museo del Prado puede verse ahora una exposición antológica de Rembrandt, un pintor barroco muy importante al que seguro muchos de vosotros conoceréis” les digo a mis alumnos, y ellos ponen cara de que más bien no lo conocen... Continúo: “Es un acontecimiento cultural muy importante que creo que no os debéis perder. Por eso, si alguno de vosotros va a ver la exposición y me trae la entrada y un comentario personal del cuadro que más le ha gustado le subo medio punto en la nota de la primera evaluación.” He dicho.


-”Pero profe, es obligatorio.” pregunta alguno con desgana.


-”Nada de eso, actividad totalmente voluntaria.” aclaro, “y os recuerdo que con el carnet del instituto la entrada es gratuita.”


Aquí esta, esta ha sido la propuesta que les he hecho a mis tres grupos de este año: un tercero de la eso, y un primero y un segundo de bachillerato. Tengo comprobado que si mandas una actividad voluntaria con premio, normalmente obtienes una buena participación. Pero la verdad, no me imaginaba que iba a tener la acogida que ha tenido. 

De los ochenta y ocho alumnos que tengo en total, ¡¡cuarenta y dos han ido a la exposición!! Por sexos, veintiséis chicas frente a dieciséis chicos: como siempre en temas culturales la mujer por delante, jajaja. 

Han ido solos, en grupo, con sus familias, con sus parejas, han repetido, han tenido que convencer a gente para que se hicieran pasar por sus padres porque sin tener los catorce cumplidos no pueden entrar solos... 

Y lo mejor de todo, me lo han contando, han compartido conmigo sus opiniones y pareceres, sus puntos de vista. Y con sus ideas yo he disfrutado de lo lindo. ¡Qué tacaño me siento, todo por un mísero medio punto!

Y como creo que puede interesaos, ahí van algunas de las cosas que han escrito. 



Sobre la exposición


-“Me ha gustado mucho, he salido encantada. Me ha impresionado la capacidad de Rembrandt para captar los sentimientos. La importancia que el pintor concede a la representación de las emociones te hace incluso sentirlas. Me quedaba mucho tiempo mirando cada cuadro, cada mundo que habitaba en esa pequeña obra maestra. Y podía llegar a meterme en él, tan real parecía, entendía a los personajes, les sentía, les susurraba... sentía cada gota de sangre, cada súplica, cada sentimiento... Sus cuadros suelen ser oscuros y misteriosos, pero maravillosos. Cada uno contaba su historia, y si querías, si lo intentabas, podías adivinarla, sin ni siquiera leer los folletos ni las explicaciones que hay junto al cuadro.” 

Celia, 3º eso.


-“En general, a mí, su estilo de expresarse y plasmar lo que ve y lo que siente en forma de cuadro me resulta extraña, inquietante. Su estilo de pintura es muy oscuro, y la mayoría es de tema religioso. Además, gran parte de las obras lo que expresan es sufrimiento, dolor y muchas veces violencia. A pesar de que mi punto de vista es subjetivo y nada experto ni profesional, objetivamente es un maravilloso pintor, y se ve que dibujaba con sentimiento.“ 

Ana. 3º eso.


-“Utiliza tan bien las sombras que las personas y cosas retratadas parece que cobran vida y viven en nuestra época.” 

Marc, 3º eso.


-“En los cuadros del museo yo percibía claramente los sentimientos de la gente, dolor, sufrimiento, miedo...” 

Elena, 3º eso.


-“El cuidado en el claroscuro imprime a sus cuadros un misterio especial y una intensa emoción. Me da la sensación de que intenta plasmar la naturaleza del hombre a la vez que su espíritu.” 

David, 2º bch.


-“Lo peor de la exposición es que ha sido muy, muy corta, la podían haber hecho más larga.” 

Alba 3º eso.


Autorretrato como Zeuxis


-“Da la impresión de ser como una aparición en un espejo. Tan sólo con una gama de colores es capaz de dar forma y volumen a sus cuadros e iluminar la cara y parte del ropaje de forma magistral.” 

María, 3º eso


-“Me pareció un cuadro curioso porque a pesar de las desgracias que le habían ocurrido en su vida se pintó sonriendo” 

Claudia, 3º eso.


-“Se le ve a él de viejo, aunque sonriendo después de que haya visto morir a sus dos esposas y a su hijo. Su risa es la mueca del que no tiene ya nada que perder.” 

Lara, 3º eso.


Betsabé


-“He ido dos veces a ver la exposición. La primera con María (una compañera de clase). La segunda vez me acompañó mi padre con su novia, y esta vez me interesé mucho más por los cuadros. Mi favorito es el de “Betsabé”, que tiene una historia y es lo que Rembrandt destaca en el cuadro. Betsabé ha leído una carta del rey David: se ha prendado de ella, la hará suya, y como resultado morirá su marido. Se ve en su mirada sombría la tristeza profunda que le produce lo que le espera, algo irreparable, algo que ya no tiene remedio. Sus cuadros me parecen muy tristes.” 

Lara 3º eso.


Artemisa


-“Me gusta por la iluminación dorada que le da a la mujer, y porque refleja tristeza, paz y soledad. Por la angustia que representa la mano en la tripa y la otra en la mesa, como si estuviese asustada, o no quisiese ver lo que hay en el recipiente: las cenizas de su marido muerto.” 

Natalia, 1º bch.


San Bartolomé


-“Su expresión es de cansancio y tristeza, tiene los ojos rojos e hinchados aparentemente de llorar, y con ojeras. Pero sobre todo parece seguro y sabio .” 

Ester, 3º eso


El Apóstol San Pablo


-“No soy capaz de explicar el motivo, pero me quedé 15 minutos aproximadamente sentada en un banco, observando el cuadro, analizándolo, contemplándolo. Sólo existíamos el cuadro y yo. El apóstol Pablo y yo. Pasaban personas que me apartaban del cuadro pero mis ojos nunca se apartaban de los suyos, intentando averiguar lo que decía su mirada. Decía algo, algo inalcanzable. Su mirada me impresionó, era diferente. Es posible que también me llamara la atención por motivos personales, sentía que el apóstol Pablo y yo estábamos buscando algo, nada material, alguna explicación de algo inexplicable. No podía apartar mis ojos de sus ojos. Conseguí meterme dentro del cuadro, lo que aparentaba rodearme no existía. No sé, es posible que esté exagerando, lo único que sé es que ahí me quedé, perpleja, hipnotizada, hechizada. Y no puedo olvidar esa mirada, Un cuarto de hora sin parar de mirarla. Su mirada... era su mirada... infinita, diferente, pensativa... Esa melancolía, desesperación, investigación, pensamiento, esa mirada, vivir con esa mirada...” 

Celia, 3º eso.



El festín de Baltasar


-“El día anterior a visitar la exposición tenía clase de pintura y le comenté a una de las profesoras que iba a ir mientras recogía mis óleos y lavaba los pinceles. Todas las ganas que tenía por la visita giraban en torno al cuadro que quiero comentar: “El festín de Baltasar”, cuadro del que estoy enamorado desde que lo vi por primera vez (hasta ahora siempre en fotos). Baltasar, rey de Babilonia, dio un gran banquete en el que se bebió vino en copas de oro y plata, que su padre, Nabucodonosor, se había llevado como botín del templo de Jerusalén. Entonces apareció una mano humana que comenzó a escribir en la pared: “Mené mené tequel parsin”. Estas palabras predecían la derrota y muerte de Baltasar esa misma noche y el reparto de su reino entre medos y persas.

Todo en la obra se está moviendo. Los personajes se asustan al ver aparecer la mano y la inscripción. El personaje principal, Baltasar (reconocido por ser el que mayor intensidad de luz recibe) se da vuelta rápidamente y provoca el derramamiento del vino de una copa que también se cae por acción de su brazo derecho. Los demás personajes comparten la misma sensación de asombro, exceptuando el flautista, que no se ha enterado todavía. La sirvienta de la izquierda derrama más vino del susto. La mujer a la izquierda tiene miedo y junta las manos mientras que se da la vuelta y se echa ligeramente hacia atrás, chocándose con el hombre de la barba, que no cree lo que está viendo. La posición de los personajes alrededor de la mesa está perfectamente estudiada para que el espectador se sienta parte del festín. Queda un hueco enfrente (por donde entramos) desde el cual vemos a cada personaje según su situación en la mesa. Es impresionante la textura, especialmente la de la ropa de Baltasar; el foco de luz, que viene de la izquierda, dibuja los bordados de su capa y las joyas de una manera que es perfecta. El cuadro también incluye una naturaleza muerta sobre la mesa, pero con el dinamismo característico de esta obra. 

Como conclusión decir que esta obra recoge los rasgos característicos de la obra de Rembrandt según los veo yo: la luz que resalta a los personajes más importantes, sus sentimientos a través de sus expresiones, y las texturas, perfectamente logradas. Ya para terminar decir que estoy seguro que voy a volver a la exposición, por lo menos una vez para llevar a mis padres que aún no han ido.” 

Jorge 2º bch.


Descanso en la huida a Egipto


-“Ha anochecido al pie de una montaña. La luna está medio oculta tras un nubarrón, envolviendo la escena en la oscuridad hasta el punto de que no se distingue el cielo del bosque, todo está negro, los árboles apenas aparecen sugeridos con pequeñas manchas borrosas. En lo alto, se perfila la silueta de un castillo con luz en sus ventanas y en primer término, bajo un árbol y al lado de un lago, una familia sentada al calor de una hoguera. Los adultos guardan sus animales y se acurrucan junto al fuego, mientras que vigilan a un niño pequeño que se entretiene jugando con las brasas. Son la sagrada familia, que huye a Egipto para salvar la vida de su hijo Jesús. 

Lo inhóspito del paisaje, envuelto en la penumbra, y la frialdad de la luz de la luna, contrastan totalmente con la calidez del  grupo familiar. Sin embargo, el contraste no es violento. El fuego ilumina cálidamente a los personajes, reflejándose en el agua y en los árboles que les cobijan, y tiene un eco en los suaves borrones dorados de las nubes, que sugieren los restos del atardecer. Esto envuelve en una atmósfera vaporosa y sutil, totalmente íntima, conseguida también con la pincelada muy suelta y temblorosa, que va dejando pequeñas manchas de color, muy fluidas. Me parece increíble como logra la sensación de cobijo e intimidad de la sagrada familia. 

Aunque se trata de un tema bíblico, los personajes están representados como seres convencionales. El paisaje es el verdadero protagonista, no ellos, pero creo que Rembrandt logra gracias a esta atmósfera casi mágica que asciendan a la dimensión mítica. Al fin y al cabo, El descanso en la huida a Egipto no es más que la protección del niño Jesús, y creo que con esa atmósfera logra transmitir plenamente esa idea de cobijo y protección. Como si esa naturaleza aparentemente hostil estuviera protegiendo al niño de la muerte.” 

David, 2º bch.


¿Qué os parece? ¿Verdad que soy tacaño?


17 comentarios:

Clares dijo...

Hola, profe cualquiera. Creo que anteriormente estuve en tu blog proveniente del de Joselu. He vuelto a ver cómo iba. Yo también soy una profe cualquiera. No te asombres de la concurrencia en actividades voluntarias con premio, es que lo voluntario siempre es más gustoso, y si además tiene alguna compensación, por simbólica que sea, un éxito.
Aparte esto, me parece que Rembrandt es tal maravilla que resulta una provocación para la imaginación y la sensibilidad. Los adolescentes no son de piedra. Si ven algo así, reaccionan.
Todo eso que han escrito es la prueba.
Yo no he ido a Madrid a ver la exposición, pero quiero hacerlo. ¿Te escribo algo cuando vuelva? Sólo si me subes medio punto, claro. Hoy me siento joven...

Cristinaa dijo...

Hola!!
Jajaja, es que si es por medio punto cualquiera va...!!
La tal Celia es la misma la del principio que la de El Apostol de San Pablo? Escribe genial y desde luego vive los cuadros!
Y de rácano nada, que medio punto es bastante, y seguro que hay algunos que no solo han ido por la nota. Y tambien los habrá de los que han ido por la nota pero termina por ser lo que menos les importa...

Un besazoo!!

Joselu dijo...

Los comentario son de muy buen nivel. La voluntariedad es un mecanismo extraordinario para promover la participación. Lo que es obligatorio es disuasorio. No me extraña el resultado. La suerte es vivir en Madrid o sus cercanías para poder tener cerca esas maravillas. Hay una buena parte de los adolescentes que sacan su sensibilidad si no se les presiona. Hay un porcentaje -fíjate que fueron aproximadamente un 48% de los alumnos- de ellos que tienen muchas cosas que decir. Me han encantado. Tomo nota. Un saludo.

Ali y Punto dijo...

¿Por qué mis profes no tienen ideas de este estilo?.

Creo que es una idea preciosa. Sólo te podría comentar un ejemplo, la única profesora que se ha parado a mirar en los corazones de los alumnos, M.L., da clases de Lengua en mi insti, es sencillamente genial, me ha ayudado lo más grande en todo lo relacionado a escribir, y leer. Por ejemplo:

Nos mandó leer un libro en 2º de bachiller (el único año que me dio clase) un libro... "La Reina de las Nieves", de Martin Gaite. Mi clase era bastante pequeña, apenas estábamos... 20 alumnos. Pero no te puedes ni imaginar cómo nos volcamos todos a la hora de "hurgar" en la novela. Lo comparamos con el cuento de H.C. Andersen... Después incluso hicimos del cuento un poema y lo recitamos en el instituto. Además, a lo largo del curso hicimos un "ensayo" del poema de Cavafis: "Viaje a Ítaca"... Fue realmente emocionante. Aunque por orgullo personal los alumnos nos calláramos :p

No nos daba nota en sí... aunque al final del curso a los que hicimos de un libro, una vida... tuvimos nuestra recompensa. Y bien merecida, ojo.

Exprimir corazones puede resultar maravilloso... ¿no crees?

Besitos ^^


p.d.: Unos comentarios geniales, unos alumnos geniales.

Anónimo dijo...

Bueno vamos a ver:No te sientas
rácano en cuanto al medio punto,a lo mejor pensabas que iban a ir menos,pero¡OH SORPRESA!¡QUE BUENA IDEA LA TUYA PARA INCULCARLES AL
ARTE!
Tengo envidia de tus alumnos,(ya me gustaria a mí que me dijeras algo al enseñarte mis pequeñas
pinturas).
Fíjate que he impreso los comentarios de los alumnos para irlos viendo cuando vaya a ver la
exposición,-porque a lo mejor ni mi profe de pintura lo hace mejor-
En fin veo tú cara llena de satisfación y no es para menos hijo sabiendo como eres;tus alumnos tienen que estar contentos
contigo.Bueno te quiero.

Anónimo dijo...

Para nada eres rácano! Ya ves todo lo que has conseguido sacarles de la cabezita y del corazón a tus alumnos... Qué bonito, para sentirse realmente orgulloso (tanto ellos como tú mismo). Lo que no saben ellos es que el medio punto es lo de menos... Trabajo voluntario = interés real y resultads sorprendentes.
Faithfully, Inma ;)

Clares dijo...

Me ha encantado una frase que dice Ali y punto: "la única profesora que se ha parado a mirar en los corazones de los alumnos". Qué ternura, qué bien expresado eso que pocos profesores hacen, y que es tan necesario. ¿De quién es alumna esta chica? Qué suerte tiene quien le dé clase.

Un profe cualquiera... dijo...

Hola, Clares, me alegra tenerte por aquí y que hagas algún comentario. Si vienes de a través de Joselu, no puedo más que alegrarme, porque eso significa que le conoces y le disfrutas como yo.
En realidad hago un montón de actividades voluntarias durante el curso, sobre todo en los cursos de eso y funcionan fenomenal. Además se cumple eso de aprendizaje por descubrimiento que tan importante es, que sean ellos los que encuentren lo que buscan y que no se lo demos todo hecho. Y estoy de acuerdo contigo, ante lo que les conmueve reaccionan siempre positivamente. Yo tampoco he ido a ver la expo todavía, jejeje. Si por supuesto, si me escribes algo el medio punto es tuyo.
Respecto a Ali, es un encanto, escribe poesía y tiene un buen sentido del humor. Como tú opino que quién la pillara como alumna, igual que a Cristina, su hermana. ¡¡Hola a ambas!!

Sí Cristina, los dos comentarios firmados por "Celia" son de la misma persona. Fíjate que no la tenía yo muy calada, y ahora después de leer lo que ha escrito estoy deseando ver sus nuevos trabajos.
Sigo pensando que soy un rácano, todo lo que ellos me han dado no se paga con 0'5 puntos.
Besotes.

Hola Joselu, de nuevo gracias por venir por aquí, y ya ves que me mandas clientela, (Clares, por ejemplo, jejeje). Un 48 % y subiendo, porque todavía tienen tiempo de ir y sé que así está siendo. Efectivamente los comentarios tienen buen nivel, pero pensemos que son una selección, los mejores.
Saludos.

Hola, Ali, ¿has visto las flores que te tira Clares? Eres una campeona, qué bien te expresas. :P
Sí unos alumnos geniales. El año pasado tenían que ir a ver la exposición de Escher y leer un libro y el premio era de medio punto. El libro era "El gran cuaderno" de Agota Kristof, ¿lo conoces? Te aseguro que nunca habrás leído nada parecido, si eres capaz de encontrarlo. Muakka

Hola mami (es una pintora estupenda, para quien no lo sepa), no te hacen falta mis comentarios, tus obras se bastan y se defienden por sí solas. Yo también te quiero. Gracias por leerme. Besotes

Hola, Inma, mi fiel lectora. Es cierto, el medio punto es lo de menos, lo importante es lo que a ellos les aporte la visita. Es sólo una escusa.
Yours. Kisses

Ali y Punto dijo...

¡Jolin!. Esto si da alegría, abrir el foro como quien no quiere la cosa y descubrir un montón de piropos... muchísimas gracias! a los dos!.

Clares, me presento: Me llamo Ali, tengo 19 años y estudio Ingeniería Técnica en Informática de Gestión... estoy en el curso 2! (ala, aplicando conocimientos matemáticos :p). Escribo desde pequeña, muy pequeña, pero el primer poema "oficial" salió por 3º de la ESO. No tuve la suerte de contar con profes que me escucharan (oirme, si, escucharme, nunca). Pero nada como una familia genial en la que apoyarme. Ese año gané el concurso de poesía del insti. Y todos los demás... hasta 2º de bachiller, que gané un 2º premio nacional (pseudopremio, con cariño).

Sinceramente, y aunque me pese... yo no soy de "Letras". No, no me gusta estudiar Literatura, ni Lengua, ni Historia. Pero la profe de la que hablo fue... un pilar fundamental en mi poesía. Era sencillamente genial, sacó de cada alumno lo mejor de sí, sabía que si nos mandara estudiar de carretilla... la memoria olvida. Sus clases eran fascinantes. Cada día era una vida que surcar. Nos leía poemas y hacía que cada cual los comentase a su manera, como dije antes: exprimiendo corazones, y sin darse casi cuenta era... una gran amiga. Sólo por saber escuchar. Cuánto echo de menos alguien así por la facu... sniff

Para el próximo blog pondré mi "ensayo" (con opinión personal, no soy profesional).

Una alegría poder contar con profes "de los de verdad". Se os echa de menos, sois pocos pero os guardamos un huequito en el saco rojo todos los días. Son grandes recuerdos cuando sabes avivar un corazón ^^.

Si quereis podemos dar ideas de nuevas, y hablar sobre otras. Seguro que pueden salir cosas curiosas, ¡y los alumnos lo agradecen!

Voy a la cama de paseo. Muchísimas gracias a los dos, yo también creo que sois unas personas estupendas. Por cierto Clares... esto... ehm... tu apellido me es muy familiar ^^

Muakka!!

Fermín G. dijo...

Los que son rácanos son los alumnos. Tanto peloteo sólo por medio punto huele un poco, que parece que acabamos de caernos de un guindo.

Gato de Guardia dijo...

Vayan por lo que vayan los alumnos, el hecho es que han ido. Caray, han visto una exposición de Rembrandt, se han fijado en los cuadros, han pensado y escrito sobre ellos. Haber conseguido esto me parece valiosísimo. Así que enhorabuena, profe, no eres rácano, les das muchísimo.
Por cierto, memorable eso que dice tu alumna sobre el autorretrato de Rembrandt: "su risa es la mueca del que no tiene ya nada que perder".

Un profe cualquiera... dijo...

Ali, es que te lo mereces (o quizá no, jejeje), no te hagas la tímida.
Ya encontraras en la facultad profesores que sepan llevarte más allá que los demás, no te preocupes.
Y respecto a dar ideas nuevas, ¡¡bien venidas sean todas!! Soy todo oídos...

Fermín, creo que el motivo es lo menos importante, no debes quedarte en ello. Gracias por tu visita.

Gato, el esfuerzo lo hacen ellos. Fenomenales las cosas que escriben ¿verdad' Puestos a elegir una frase, a mí me gusta esta:
"...su estilo de expresarse y PLASMAR LO QUE VE Y LO QUE SIENTE en forma de cuadro..." porque eso es el arte, y en los grandes genios es tan fácil de apreciar, que casi parece fácil!

Antonio dijo...

Ya he actualizado el post. Menudo Shakespeare estás tú hecho.
Mañana te comento lo del medio punto que hoy ando algo liado.

Saludos, tontín.

A.

Cristinaa dijo...

Hola!!
Lo que lee una por aquí... gracias!

Clares (no clarés) te digo lo mismo que mi hermana... tu apellido me resulta familiar... jaja

Sigo pensando que de rácano nada, ese medio punto fue el incentivo que tal vez les faltaba al principio, pero ahora que han ido lo que menos les importa será la nota, ahora has conseguido que vean las cosas de otra manera.

Un besazo!

pdt: a ver si mañana actualizo, que hoy ya no me da tiempo!!

SOMMER dijo...

Creo que más que el medio punto, tu iniciativa les servirá para conocer un poco mejor a Rembrandt, y eso, a buen seguro, te lo agradecerán dentro de unos cuantos años.

Espléndida manera de motivar a tus alumnos. Te felicito.

Un profe cualquiera... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Un profe cualquiera... dijo...

Bueno, al final han visto la exposicion 57 alumnos de un total de 88: ¡¡el 65 %!! Magnífica experiencia, pardiez...