jueves, 6 de noviembre de 2008

Cuatro reglas

"Parábola de los ciegos" Peter Brueghel

Al principio de curso, a mis alumnos de bachillerato les alecciono como sigue:


-”Vuestro deber como alumnos es el de seguir cuatro sencillas reglas a rajatabla, si es que queréis triunfar en el instituto este año, en la selectividad en junio, y en la vida en general” les digo.


-“La primera: cree siempre lo que dice tu profesor, tu superior, sin ningún tipo de duda y sin ningún sentido crítico. Nada de preguntas. Es muy mala costumbre hacer ver al profesor que se equivoca. Es mejor callarse, aunque esto signifique que todos os despeñeis detrás de él y sus errores...”


-”La segunda: sé un vago; si te puedes ahorrar una línea, te la ahorras, y mejor si es un arco, una circunferencia... Si hay dos procedimientos para hacer un problema, sin duda elige el más sencillo. Vuestro objetivo debe ser hacer las cosas a la primera para no tener que volver a hacerlas.”


-”La tercera: en caso que no sepas resolver un problema, disimula y que no se note. Nunca preguntes dudas, le darás pistas al profesor acerca de tu ignorancia. Por el contrario, intenta engañarle siempre (y especialmente al corrector de selectividad) para que crea que sabes aunque no sea cierto. Haces una solución a ojo si es posible (muy limpia, esto es imprescindible) y a su alrededor colocas un montón de líneas que hagan parecer que conoces el procedimiento de resolución. Y si cuela, cuela.”


-”Y la cuarta: tu no necesitas entender las cosas, sólo reproducirlas. Las entienden aquellos que tienen unos objetivos altos y un nivel de esfuerzo superior, que no debe ser tu caso: ello sólo te llevaría a la frustración pues sólo un mínimo tanto por ciento de la gente triunfa.”


-"Al fin y al cabo, en la escuela debemos de preparaos para vuestro ingreso en la sociedad, en el mercado laboral, y ¿qué demanda la sociedad? Gente sin criterio, sin sentido crítico, que haga las cosas de manera mecánica sin cuestionarse si están bien o mal. ¿Qué podemos obtener de la sociedad así, por tanto? Nada bueno, así que a engañarla siempre que haya ocasión y a esforzarnos lo menos posible. Ya sabéis... estas cuatro reglas deben regir vuestra vida desde estos momentos y en vuestro futuro."


Las caras que ponen son muy divertidas, ¡probad, probad!

22 comentarios:

Antonio dijo...

No está mal. Un poco cínico para mi gusto.
Yo les digo: "Señores, mi apellido es X." Siempre hay un listo que levanta la mano y espeta: "y, ¿de nombre?" A lo que yo contesto: "mi nombre es Señor."

Saludos.

A.

Antonio dijo...

Muy pocos entienden la ironía a esas edades, así que corres el riesgo de que se "desmatriculen".
Un saludo.

Anónimo dijo...

¡Hola! Soy Licenciada en Filología Inglesa y, blogeando, me he encontrado tu blog y tus fabulosas cuatro reglas (jajaja). Aunque tienes razón, creo que sería mejor que al final les dijeras que estás de broma, para no desilusionarlos...
Me encantaría llegar a ser profesora como tú (de matemáticas, ¿verdad? dios, no, gracias... prefiero el inglés). Me entretengo mucho leyendo experiencias de profesores, y mi sueño es contar algún día las mías en un blog. Mientras tanto sigo apendiendo, y enseñando, y aprendiendo.
Puede resultar brusco, pero ¿qué edad tienes? Pareces muy joven (yo tengo 24).
Voy a añadir tu blog a mi lista de favoritos, pienso seguirte.
Gracias por contar tus experiencias, "profe".
Atentamente, Inma.

Un profe cualquiera... dijo...

Antonio 1, (por diferenciar), me sorprende que lo taches de cínico leyendo tus escritos, (con los que he disfrutado un montón). Recomiendo vivamente tu blog, seré lector tuyo sin duda. ¿También eres profe?Gracias por pasarte por aquí

Un profe cualquiera... dijo...

Antonio 2, (de Re(paso) de lengua, también muy recomendable blog), yo creo que en segundo de bachillerato los alumnos lo entienden todo de todo. Comentar que estas reglas no se las digo hasta que no tengo cierta confianza con ellos y ya me han pillado el punto de guasón en clase.
Un saludo y gracias por la visita.

Un profe cualquiera... dijo...

Nueva visitante Inma, qué alegría tenerte por aquí, qué curiosidad saber cómo encontraste el blog.
No soy profesor de matemáticas, sino de dibujo técnico, una disciplina de menor calibre y más acorde a mis aptitudes, sea dicho.
No resulta nada brusco, tengo los mismos años que el paralelo que pasa por la ciudad de El Bolsón en Rió Negro, en la cordillera de los Andes. (jejeje, a tirar de Google, pero mantenme el secreto).
Gracias por añadir mi blog a tus favoritos, pero ¿Cuál es la dirección de tu blog? Comparte con nosotros tus experiencias, por favor.
Es un placer que pases por aquí, gracias efusivas.

Joselu dijo...

¿Qué reacción tienen tus alumnos ante estas cuatro reglas? ¿Se rebelan o las ven lógicas y normales? Dices que ponen caras divertidas ¿sólo eso? Saludos.

Anónimo dijo...

jajaja
Terminada la búsqueda en el google, justo después de mi sorpresa inicial al ser consciente de mi ignorancia (qué es un paralelo? realmente existe una ciudad con el nombre de El Bolsón? Lo de la cordillera de los Andes sí me suena un poco...), te comento que no tengo blog: lo haré cuando empiece mi andadura profesional por las clases de algún instituto (qué ganas tengo...!), porque ahora mi vida no es demasiado interesante.
Ni te sé decir cómo encontré tu blog; ya ni me acuerdo. Pura casualidad, supongo.
Y sí, eres joven. Se nota en la ilusión que transmiten tus palabras.
Dibujo técnico... Una asignatura preciosa, no tan odiada como las matemáticas (o el inglés) jeje
Gracias a ti por dedicarme un comentario! Seguiré por aquí.
Faithfully, Inma

Un profe cualquiera... dijo...

Joselu, pienso que la primera reacción suya es la de estupor porque un profesor les diga cosas como esas. Tras ese estupor algunos piensan ¡fenomenal, lo que quería oir! Pero laa mayoría son conscientes que la sociedad sigue esas pautas y que se están formando para poder cambiarlas o escapar de ellas.
Un saludo, gracias por pasar por aquí.

Un profe cualquiera... dijo...

Inma, gracias a ti por leerme. Por favor, mantén tu palabra y vuelve de vez en cuando. Y estoy de acuerdo contigo, una asignatura preciosa.
Como dice mi padre, más joven que ahora no voy a ser nunca...
(Tienes razón, ¡pobre hijo mío!)
Abrazos

Un profe cualquiera... dijo...

De vez en cuando pasa por aquí una alumna de secundaria (con blog propio: pitiii.blogspot.com), quizá quiera darnos su opinión.
¡Animo, Cristina!

Cristinaa dijo...

¡Hola!
Perdona haber tardado tanto en comentar, pero he estado un poco perdida hoy
¡Haciéndome publicidad y todo! qué ilusión, aunque si te digo la verdad no sé qué comentar, me dejaré llevar...
A ver, sobre la primera regla, decir que no tiene por qué ser irónico, hay profesores a los que no se les puede decir que se equivocan, sino que se enfadan y encima su error entrará en el examen como ellos dicen... pero sí es cierto que deberíamos cuestionarnos más lo que decís, que un día nos vais a soltar una burrada y nos la vamos a aprender, y la iremos diciendo por ahí hasta que todo el mundo crea que es verdad "porque lo dijo el profe"

La segunda es buenísima, me encanta. Aunque a veces hay que ahorrarse alguna línea... jajaja, ¿lo más seguro es "la cuenta de la vieja no"?

La tercera, ironía pura, es una pena que muchos lo cumplan (me incluyo en algunas cosas, lo sé, no debería). Deberíamos preguntar dudas, y no suele colar eso de inventarse unas líneas :( jaja

Y cuarta y última, me gusta, una de las leyes del vago... pero,¿quién tiene tanta cabeza como para reproducirlo todo sin entender nada?

Y, por desgracia, tiene razón lo del final, eso no es irónico del todo. Por lo general en la sociedad se suele demandar gente sin criterio, sin sentido crítico, que haga las cosas de manera mecánica sin cuestionarse si están bien o mal. Debemos cambiar (digo... DEBO cambiar) y esforzarnos más, pero mucha gente no se da cuenta de lo que pasa y solo piensa en aprobar, pasar de curso y mantener contentos a los padres para poder salir, ¿me equivoco?
¡¡A esforzarse se ha dicho!!

Un profe cualquiera... dijo...

Sabía yo que se podía contar contigo, Cristina. Todos deberíamos ser más críticos, más inquisitivos, esforzarnos más, y comprender las cosas para poder mejorarlas si somos capaces, alumnos y profesores. ¿Reflexionamos sobre nuestra labor en las aulas los profes para mejorarla? Huyuyuy!
Gracias por tu punto de vista, y ¡actualiza ya!

Lu dijo...

No sé si cínico, pero provocador si me parece este minitratado de supervivencia en el bachillerato. Aunque con la de listos que hay, mejor no dar ideas.
Creo que algunas ya las aplican sin necesidad de recibirlas como consejo.
Lo mejor de tu propuesta es que da pie a reflexionar sobre los valores que imperan en la sociedad. Sólo por eso, ya vale la pena probarlo.

Antonio dijo...

Sí, soy profe. No doy más datos porque por reírme un poco del crédito de síntesis una señora anónima me llamó de todo menos guapo. Por supuesto, luego averigüé que su hijo era/es problemático. Todo cuadra.
Me lo paso bien dando clases, aunque sin un poco de sano cinismo sería aburridísimo. Los chavales lo entienden mejor que nosotros.

Saludos.

Un profe cualquiera... dijo...

Hola, Lu, gracias por tu visita. Estoy de acuerdo contigo, esta propuesta les debe dar pie para reflexionar sobre los valores que imperan en nuestra sociedad, esa es mi intención.
Un saludo
(Seguiré tu pista)

Un profe cualquiera... dijo...

Antonio, me alegro que seas profe y más me alegro que lo disfrutes. Yo empecé en la docencia a los treintaymuchos, con un montón de trabajos a mis espaldas, algunos a priori muy apetecibles. Pero ninguno me ha llenado tanto como dar clases. Algún día deberíamos hablar del ALTO valor social de nuestra labor, del que debemos ser conscientes, nuestro trabajo no es un trabajo cualquiera; y de las satisfacciones que reporta, mas que de los sinsabores ¡seamos positivos!

Anónimo dijo...

DESDE LUEGO QUE ME GUSTARIA VER LA CARA DE TUS ALUMNOS CUANDO OYERAN TUS CUATRO REGLAS,ESTARIAN ALUCINANDO;PERO QUERIDO PROFE TE HAS PARADO A PENSAR COMO TE HABRAN LLAMADO A TUS ESPALDAS(ESTE TIO ESTA LOCO,SE LE HA IDO LA OLLA)EN FIN MONTON DE ADJETIVOS HASTA MAS FUERTES.
OTROS HABRAN PENSADO QUE QUIZAS TENGAS RAZÓN SEGUN ESTA LA VIDA HOY EN DIA;PERO AUNQUE SE HAYAN DADO CUENTA QUE IBAS DE COÑA, EN LA PROXIMA CLASE DEBERIAS RETRACTARTE. BUENO SUERTE Y LO UNICO QUE SIENTO ES NO PODER ESTAR EN TÚ AULA.

Cristinaa dijo...

Mmmm, te va tocando actualizar noo?? jaja, es lo que hay!!
Un beso!

Un profe cualquiera... dijo...

Ya lo tengo escrito, quizá lo cuelgue esta noche, quizá mañana...
(donde las dan las toman, ¿no?)
Besos

Cristinaa dijo...

Jajaja, es lo que tiene...
si ya lo has escrito cuélgalo ya, que ya tengo curiosidad por saber de qué va!! jaja
Un beso!

Srta. Pelo dijo...

Genial.