miércoles, 3 de diciembre de 2008

¡Supera tus fantasmas!


Esta mañana cuando iba al instituto (a las 9’15) me he encontrado por el camino con un alumno del centro que iba retrasado. Se llama Sergio y estudia cuarto de la eso. Yo le he tenido en primero, segundo y tercero. En primero tuve un mal encuentro con él que le valió una expulsión inmediata de tres días. Pese a ello, nuestra relación siempre ha sido buena: reconoció su error inmediatamente, no lo ha vuelto a cometer y yo no soy rencoroso. 

Si tuviera que describirle diría que su actitud en clase oscila entre la pasividad e indiferencia más absoluta y el interés y la participación distante. No soporta que se le impongan las cosas sin razonárselas (como le pasa a casi todos los alumnos), le encanta el ajedrez, es un lector compulsivo, mide 1’94, y cursa el programa de diversificación, pese a ser superdotado. ¿Cómo es posible eso? Pues porque su historia familiar es muy (pero muy) complicada y le ha influido tanto como para imposibilitarle seguir el programa normal: es incapaz de enfrentarse a los problemas y dificultades diarias. O, al menos, era incapaz, porque hace un par de días me comentaron en Jefatura que quiere estudiar bachillerato, una maravillosa noticia.
-”Ay, ay, ay, Sergio, que vas tarde, ¿de dónde vienes?”, le pregunto interesado.
-”De por ahí.” contesta evasivo.
-”¿Y qué clase tenías a primera?”
-”No sé, profe, es que no me he aprendido el horario” me dice con tono un poco guasón.
-”¡¿Cómo es posible, Sergio, qué desastre, a estas alturas del curso?!”, le recrimino.
-”No pasa nada profe, ahora me dejo llevar por la corriente y todo solucionado.”
Tras una pequeña pausa, le tanteo:
-”Me he enterado que quieres hacer bachillerato.”
-”Sí profe.” me dice ilusionado. “He pedido los libros de cuarto y los estoy estudiando en casa. Ahí estoy haciendo los ejercicios de ciencias, mates y física y química. Ya tengo un cuaderno lleno.” me cuenta tranquilamente.
-”¿Y ese cambio, Sergio, cómo ha sido?”
-”Pues porque no quiero quedarme sólo con un título de grado medio, quiero uno superior” me dice y es la primera vez que le oigo hablar de su futuro, afrontar su porvenir con una actitud positiva. Me alegra tanto que casi me emociona.
-”Y además, Sergio- le digo -teniendo las capacidades para hacerlo, es una pena desaprovecharlas.”
Pero Sergio no me contesta, no sé si le da vergüenza. Me siento un poco torpe de haberlo mencionado. A lo mejor es algo que no considera importante.


Lo importantes es que ¡allá va Sergio!, se ha puesto en movimiento con su imponente cuerpo y su imponente cabeza. Y si consigue superar sus fantasmas familiares quizás le veamos llegar lejos. 


(Os recomiendo una página interesante: www.iqtest.dk. ¡Suerte!)

16 comentarios:

PLB dijo...

Hola UPC:

Tengo pendiente leerme el otro post con más detenimiento.

Qué cosas lo de la DIVER, un superdotado. Yo estoy dando este año y la verdad es que estoy encantado, es un grupo majete, con las dificultades propies pero va bien la cosa.

Me ha parecido curioso el enlace, lo digo porque hace una semana hice el test, por aquello de la vanidad y esas cosas. De todos modos no creo que sea demasiado fiable porque sólo evalua la lógica. Y no lo digo por mis resultados que siempre hay mucho mal pensado, en lógica no ando del todo mal.

Un saludo de uno que espera ansioso tus historias.

P.

Antonio dijo...

Hola UPC. En mi centro hacemos preevaluaciones y una de las casillas que hay que rellenar dice:"Si no mejora suspenderá". Jamás he rellenado esa casilla. Lo que cuentas me da la razón.

Un saludo.

P.S. Regalar 0.5 puntos no es de rácano, con alumnos así. Yo doy 0.25 por tres redacciones voluntarias.

Joselu dijo...

Tienen sabor tus historias, sabor y aire de documento, de reportaje rápido que recoge el latir de un instituto, con sus dramas, con sus paradojas, con sus pequeñas emociones. Además buen ritmo narrativo y ligero de leer. Un saludo.

Un profe cualquiera... dijo...

PLB, así son las cosas, y más raras se han visto. ¿Así que ya conocías el enlace del test? Es divertido, no sé si fiable... Gracias por tu visita.

Antonio, tú si que eres un rácano, tres redacciones ¿0'25 puntos? ¿Te las hacen?

Joselu, hacía años y años que no me decían algo tan agradable, gracias por tus palabras, seguro que exageradas (¿o no? jajaja)

Clares dijo...

Hola, profe. Es una historia que a veces ocurre milagrosamente y que es lo que anima a seguir adelante, Esos chicos o chicas que todo el mundo da por perdidos y que un día los ves remontar, aunque este, con esa altura, mejor que no siga remontando. Qué buen chaval. Tendréis que apoyarlo.
Por cierto, si quieres ver obra de mi padre, que no hay mucho en la red, mira en mi blog. Ten paciencia y baja el cursor por las entradas, porque he buscado en la etiqueta Arte y salen todas. Se llamaba Manuel Muñoz Barberán, pero no creo que encuentres mucho en google, de obra al menos.
http://kaolinclares.blogspot.com/search/label/Arte

Antonio dijo...

Querido UPC. Ésto de las redacciones voluntarias es como todo: los alumnos que están en "tu" onda las hacen. Los que pasan de todo, evidentemente no. Sin embargo, cuando llega la evaluación, los alumnos que no las han hecho, callan. Lo malo es que el día de mañana les puede ir un puesto de trabajo en ello y con ello su familia. La pereza y la "educación" no se mezclan.

Dales un poco de caña que peor lo pasamos tu y yo, jaja.

Un placer.

A.

P.S. Mi madre decía: mano de dama y corazón de tigre.

Armida Leticia dijo...

Gracias por visitarme y dejar tu comentario en mi blog, hermosa coincidencia, soy hija de profesores, dos de mis hermanos también lo son y alguna vez en mi vida, di clases de Matemáticas, o sea que fuí alguna vez profesora...

Saludos desde México.

Cristinaa dijo...

ACTUALICÉ!!
Cómo puede ser que no te haya firmaoo?? leí hace ya la entrada..!!
Hay muchos que debido al poco apoyo de su familia o que se aburren en las clases que no aprovechan su ingenio, así que ahora que si o va a hacer a apoyarle y llegará lejos!!
Un besazoo!

César dijo...

Qué gusto cuando un alumno le da la vuelta a su vida (para bien) como si volteara una tortilla. Eso me devuelve la esperanza. Un abrazo y gracias por visitarme!

Anónimo dijo...

Qué alegría.. ¿Quién lo habrá echo cambiar de opinión? Puede que haya sido un profe cualquiera, no importa el nombre, que ha conseguido que esta personita abra una puerta hacia.. Qué profesión más bonita la de la enseñanza, con momentos así. Sin palabras :)
Faithfully, Inma
PD: Me ha encantado el test sobre el índice de inteligencia! ¿Serán de fiar sus resultados? Aunque estoy muy contenta con "mi nota"

Ali y Punto dijo...

Disculpe las molestias... los exámenes me quitan la vida... y los ratos de "blogs".

Me parece genial que un chico pueda "resurgir" de la nada, donde se vió envuelto. Me encantaría meterme en su mente por un momento y descubrir qué hay realmente ahí dentro. Sea como sea... genial.

Ahora toca lo difícil... necesita ayuda... ¿sobra alguna mano por ahí? :p

Besikos!

Yolanda dijo...

Yo fui profesora de 2ª Etapa duarnte diez años en el mismo colegio donde ahora estoy como Tutora de Primaria, por eso veo de vez en cuando a antiguos alumnos que han seguido caminos muy distintos, como es lógico. En tantos años hubo de todo, pero abundaron los malos estudiantes y los problemas de todo tipo. Hace unos días estaba en la calle esperando a un colega y se para frente a mí un sonriente jardinero del Ayuntamiento, con barba de tres días, fortachón, con una azada al hombro. Me saluda y me pregunta qué tal estoy. De las nieblas del pasado surge el recuerdo de su voz.
-¡David! ¡David C.! ¡Cuánto has cambiado! ¿Qué es de tu vida?
- Ahora trabajo en el Ayuntamiento. Llevo ya unos años. Pero he vuelto a estudiar. Me he propuesto sacar el Graduado. Ahora me arrepiento de no haberlo hecho a su tiempo.
Tiene ya veintitantos años, claro.
- También me gusta pintar. La semana que viene inauguro una exposición en el Centro Cultural.

¡No me lo puedo creer! ¡David, pintor! Pero si era uno de los peores de la clase, maleducado, vago, torpe... Cuánto me alegro de que haya encauzado su vida y sea feliz.
Esta profesión es así. Al cabo de los años transforma en miel el polen amargo de antaño, vemos fructificar la semilla que sembramos y creímos caída en desierto.

Miguel Ángel dijo...

He entrado para ver por qué has acertado en todo, según Clares, y ya me he enterado.

Está bien, estás acertando los enigmas que realmente importan.

En parte me he visto reflejado en ese muchachote, claro que mucho más bajo y con menos empaque, y con una familia que no supuso conflicto sino todo lo contrario. Una vez estuve también contra el mundo. Ahora lo hago con mucha más moderación y ojalá con un poco más de cabeza que entonces.

Enhorabuena por el premio de Clares.

Saludos cordiales

Gato de Guardia dijo...

Me encanta la descripción del personaje (o el personaje en sí, da lo mismo). Es muy interesante que a los que no estamos en el ámbito de la educación nos des a conocer a gente así, profe, porque ya estamos hartos de las generalidades de siempre que se dicen en los medios sobre la adolescencia.

Anónimo dijo...

Hola,

... pasaba por aquí... y... me he quedado :)

Llevo como dos horas leyendo tus post y todos los comentarios :o (son así de animal y lo hago todo a lo bestia, nunca mejor dicho) ainss...

En concreto este post, me ha obligado a dejar de leer para pegar los dedos al teclado... porque me ha recordado a un compañero de la facultad. Hoy, uno de mis mejores amigos.

En fin, mi amigo, que hoy sería definido como un... "alumno con altas capacidades intelectuales" llegó a dejar las clases del instituto en su último curso durante un mes, dispuesto a lanzarse al noble arte de colocar un ladrillo sobre otro, por puro aburrimiento.

Si tenía que hacer algo aburrido, al menos que le pagasen por ello pensaba. Pero ahí no terminaba la cosa, porque además estaba enganchado a drogas blandas y no tan blandas :/ rebelde donde los hubiera, frecuentando malas compañías... en definitiva visto desde fuera, un desastre de arriba a abajo y de un lado a otro. Un... "caso perdido" (je! ¿acaso un chaval con 17 años puede ser un caso perdido?)
Visto de cerca, es una persona persona excepcional, si bien bastante compleja... pero con un corazón de oro que nadie se había parado a contemplar. Una pena.

Por suerte, se cruzó en su camino un profesor :) de los que tienen alumnos y no entes hasta las cejas de testosterona :/ (que desgraciadamente no son los más, pero casi) y hoy mi amigo está acabando su doctorado en Italia.

Ahora que ando opositando (uf! uf! jajaja), pienso en él muchas veces... Le veo disfrutar (a pesar de ser becario-precario) de su vida, de todo lo que aprende, de lo que vive, de lo que siente, de cómo siempre quiere aprender más, vivir más, sentir más... y me alegro de que esté haciendo algo que le apasiona, de que decidió no conformarse, no... rendirse. Y me alegro, me alegro mucho, de verle feliz disfrutando tanto, y hasta yo le agradezco todo eso a aquel profe (en este caso y por suerte punto de inflexión decisivo) porque todo lo bueno a lo que con su ayuda dio lugar, también a mí me ha llegado... y eso, querido, aunque lo diga el anuncio... ni con una Master Card ;)

No digo que mi amigo no hubiese podido ser feliz apilando ladrillos, pero sí que hoy día, es muchísimo más feliz de lo que lo hubiese sido en el supuesto, seguro.

Ojalá Sergio algún día disfrute tanto aprendiendo, viviendo... y ojalá alguna otra amiga pueda agradecerlo tanto :) ojalá pueda cambiar su realidad, darle un bonito tono y ponerle algunas flores, aunque algunos no le ayuden... ojalá se haya dado cuenta a tiempo de que puede hacerlo. Aún con todo.

Un saludo desde la costa levantina.

V.

Un profe cualquiera... dijo...

Muchas gracias, anónim@ levantin@ por pasar por aquí y echar un buen rato leyendo.
Yo quiero ser positivo respecto al futuro de Sergio, seguro que está empezando una nueva vida que le hará feliz y que hará que otros también lo sean a su lado.
Vuelve cuando quieras, saludos.